Cultureduca es un Portal educativo de las Letras y las Artes

Cita para la reflexión: "Si es bueno vivir, todavía es mejor soñar, y lo mejor de todo, despertar" (Antonio Machado)



Lengua

SEMÁNTICA

Relaciones semánticas - 1ª parte

 


  1   2   3   4   5  

i las lenguas no son nomenclaturas para designar realidades previamente delimitadas, parece lógico que en los signos lingüísticos no se dé una relación unívoca significante-significado: un significante puede comportar más de un significado y un significado expresarse por medio de varios significantes. En todas las lenguas, los fenómenos de polisemia y sinonimia no son irregularidades esporádicas sino hechos totalmente fundamentales.

Monosemia y polisemia


Sólo de los lenguajes científicos está ausente la polisemia (también de muchas profesiones, como las del mundo jurídico); un tecnicismo posee un solo y único significado. Cuando un mismo término aparece en diferentes ciencias no es, en rigor, el mismo término, sino que en cada caso se trata de uno específico, con el significado explícitamente definido que dentro de dicha ciencia se le ha asignado. Lo mismo cabe decir de tecnicismos que pertenecen a modelos teóricos distintos de una misma ciencia: es el modelo el que les da su valor único e invariable.

Así, la medicina, la justicia o la profesión marinera, por citar solo unos pocos ámbitos, utilizan lenguajes técnicos en los cuales una expresión no puede ni debe infundir a error; podemos imaginar la gravedad de un fallo judicial si se utilizase un término ambiguo que no dejase clara la sentencia; o la de un equipo de cirujanos que interpretasen incorrectamente un término médico en la mesa de operaciones.


En algunas profesiones la monosemia o polisemia de un término puede ser una cuestión de primer orden. Un error en la interpretación de un término médico, por ejemplo, podría resultar vital en la mesa de operaciones

Como ejemplo específico en el lenguaje marinero, cuando se hace una maniobra con estachas (unas cuerdas usadas para amarrar el buque), o con una driza (una cuerda utilizada para sujetar las velas) se pueden escuchar expresiones tales como "larga" ("suelta"), "lasca" ("afloja"), "templa" ("tensa"), "azoca" ("aprieta"), "vira" ("gira"), "aclara" ("libera"), "aduja" ("enrolla"), "cobra" ("recoge"), "leva" ("levanta"), "arría" ("desciende"), "iza" ("sube"), y cuyas precisas definiciones todo marino conoce y emplea habitualmente en las labores de abordo. Por eso, en una situación específica de la maniobra de un barco, por ejemplo, en que es vital realizar determinada operación sin dilación, la expresión "larga todo" tiene un único y claro significado, y no otro, que es "soltar por la borda todos los cabos o estachas que estén trabajando en ese momento". Cualquier otra respuesta diferente a la que se espera de una orden así, podría concluir con un desenlace indeseado.

Por el contrario, el término "largar" en el lenguaje ordinario puede tener varias acepciones, pudiendo interpretarse como "marchar", "vomitar", "hablar mal de alguien", "tirar algo"..., pero en el cual su uso no supone un riesgo para la ejecución de una acción determinada, como podría suceder en una maniobra marinera.

De manera que el lenguaje científico y técnico es el ámbito de la monosemia, la cual, por el contrario, es sumamente rara en el lenguaje natural. La mayor parte de las palabras poseen más de un significado, sobre todo el léxico más común. Vocablos como "casa", "mano", "árbol"o "corazón", por ejemplo, son muy polisémicos.

  1   2   3   4   5