¿Es democrático un proceso electoral en el cual se apresan disidentes pacíficos…?

¿Es democrático un proceso electoral en el cual se apresan disidentes pacíficos para impedir que asistan a las asambleas de nominación de candidatos?

El pasado martes 24 de octubre, mientras se efectuaba la asamblea de nominación de candidatos para Delegado de Circunscripción de mi barrio, yo permanecía detenido (o mejor dicho, secuestrado) en los calabozos de la estación policial de Aguilera, en Lawton, municipio 10 de Octubre, La Habana, Cuba.

Serían las tres de la tarde del antes referido día, cuando llegó a mi casa el policía jefe del sector donde resido, Rubén Miranda, con una citación a mi nombre (Juan Carlos Linares Balmaseda).

-“Tienes que presentarte a las 5:00 de la tarde de hoy en Aguilera”, me informó en tono amistoso el jefe de sector.

-“Y eso ¿para qué?”, le pregunto.

-“No sé, el mando solo me informó que te citara”, me contestó.

A las cinco en punto llegué a la cita. Me esperaba el jefe de sector, quien me presentó a otro policía, y este a su vez a otro, el que me condujo hacia el sótano, donde  están los calabozos. Allí permanecí cuatro horas y media sentado, hasta las 9:30 de la noche, cuando ya habría finalizado la asamblea de rendición de cuentas en mi Circunscripción No 18. Y para mayor arbitrariedad me impusieron una multa de treinta pesos por un supuesto delito de “alteración del orden público”, la que posteriormente reclamé.

En mi opinión, al secuestrarme e impedirme estar presente en la asamblea celebrada para elegir un candidato a delegado en las próximas elecciones legislativas, hace que esta asamblea carezca de legitimidad, así como el o los candidatos elegidos y el futuro Delegado de Circunscripción que  de ellos salga electo. Impugnaré este proceso espurio, fruto de un procedimiento mafioso orquestado por agentes de la contrainteligencia (policía política), y con la sórdida complicidad de policías de la PNR.

Estas asambleas se realizan dos veces al año, y cada dos años y medio sirven para seleccionar un candidato para la Circunscripción.

Basado en el ejemplo que expongo, en el que con cinismo e impunidad absolutas las supuestas fuerzas del orden impidieron la transparencia y efectividad de un proceso electoral de base. Es cada vez más imperioso que en Cuba el sistema electivo deba transitar hacia otro donde el voto y la capacidad de elegir para todos los cargos de gobierno sean directas y secretas y no puedan ser obstaculizadas sin cargos a enfrentar con la justicia.

Soy miembro de la Red de Cultura Inclusiva-Cuba, para la ayuda y protección de las personas con discapacidad y sus derechos, y además el coordinador del Club de Amistad Cuba-USA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *