Club de Amistad Cuba-USA

El origen de esta organización no gubernamental se remonta a finales de 1994, cuando varios amigos, cubanos residentes en Cuba, creamos el Comité Gestor de la Asociación de Amistad Cuba-EE.UU.

Para entonces el departamento de Prensa y Cultura de la Oficina de Intereses de Estados Unidos de América en La Habana, nos invitaba a sus actividades y nos suministraba materiales informativos: libros, revistas, periódicos, etc., los que distribuíamos en nuestras comunidades. Además, nos presentamos y dimos a conocer en instituciones oficiales del gobierno cubano, fundamos un aula para la enseñanza del idioma inglés. Realizamos esta labor socio-cultural como el intento de crear un puente amistoso entre ambos pueblos. No estuvimos exentos de presiones gubernamentales en contra.

Para exponer nuestro proyecto, propusimos una entrevista con funcionarios del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), pero solo fuimos escuchados por un funcionario  subordinado, sin mayores resultados. Con el ánimo de legalizar nuestra Asociación, acudimos al Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba (MINREX) y al Ministerio de Justicia (MINJUS), pero ambas  resultaron gestiones estériles.

En el 2014 conferimos a la Asociación un nuevo perfil organizativo, esta vez como un Club. Reestructuramos los Estatutos fundacionales con más amplios y variados Fines, creamos una cuenta de twitter, un sitio en Facebook y un blog: http://clubamistadcubausa.cultureduca.com/ que nos permiten participar activamente en las redes sociales.

Como Objetivo Fundamental, los socios del Club de Amistad Cuba-USA aspiramos al mayor nivel posible de proximidad  e imbricación de la sociedad civil cubana con la estadounidense, especialmente en áreas de la Cultura, el Desarrollo Sostenible y las Relaciones Interpersonales, todo para mutuo beneficio y progreso de ambas.

En el área de Cultura promovemos la interculturalidad cubano-estadounidense mediante eventos: exposiciones, talleres, debates participativos, coloquios, cursos, conferencias, publicaciones, concursos literarios y de invenciones, que tiendan a la participación ciudadana, haciendo hincapié en la recuperación, análisis y difusión de materiales históricos y patrimoniales, y de las tradiciones amistosas recíprocas, sin relegar los espacios deportivo y recreativo.

Una actividad prevista por los socios del Club en esta área es rescatar la historia de la logia masónica de estadounidenses en Cuba, clausurada a principios de la década del 60, y ubicada en el actual local de “La Casa de la Música”, en Miramar, La Habana.

En el área del Desarrollo Sostenible apoyamos los intereses del incipiente sector privado en Cuba, estableciendo conexiones en oficios y profesiones con sus homólogos estadounidense, e inspirando cursos de entrenamiento empresarial, programas de financiación y canalización de recursos, encaminadas al progreso mutuo del capital humano y social.

En el área de las Relaciones Interpersonales estamos en la búsqueda de propuestas analíticas y acciones que contribuyan a la convivencia pacífica, solidaria y tolerante de la sociedad cubana, y de esta con la estadounidense y los demás pueblos, sobre la base de las relaciones humanas, teniendo en cuenta la inclusividad y la accesibilidad para todos, sin barreras de ningún tipo.

Otra actividad prevista por los socios del Club, esta vez para los próximos seis meses (2017-2018) consiste en analizar, desde la óptica de la diplomacia interpersonal, el proceso electoral cubano que se lleva a cabo.

Un proyecto debe concebirse para ser viable, y que sus propósitos consigan beneficiar al más amplio sector de la sociedad civil, para su progreso y bienestar crecientes. Sin embargo, en su conjunto, en el entorno real de Cuba dicha facultad de “relativa viabilidad de propósitos” intervienen específicos factores, intereses y presiones gubernamentales.

El proyecto Club de Amistad Cuba-USA resulta viable porque existe y se adecúa al presente contexto nacional, con vistas a perfeccionarse a futuro. No inculca ánimos de confrontación con nadie, pero su tendencia ideológica es de un movimiento de integración democrática. Considera a la sociedad civil estadounidense como un modelo a seguir en organización, desarrollo, diversidad y prosperidad. Por tanto, el proyecto de nuestro Club cumple un rol cívico sustancial en el ámbito local, y también en la geopolítica continental y global, fomentando la política del mejor vecino con los EE.UU.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *