Hablemos en serio: ¿qué es el chtimi?

about_es.gif

chti01_250.jpg
© Pathé Distribution
Cartel de la película “Bienvenidos al Norte”.

La película francesa “Bienvenue chez les chtis” ha hecho reír mucho a los europeos en estos últimos tiempos. Sin embargo, la situación de la lengua de los chtis, habitantes de la región francesa de Picardía, es mucho menos regocijante. En efecto, el chtimi, dialecto del picardo hablado en esa parte del norte de Francia, se ha convertido en un factor de estigmatización social y, en el mejor de los casos, en un elemento folclórico.

“El chtimi es primo hermano del picardo”, dice el actor y director de cine francés Dany Boon, al referirse a su película “Bienvenue chez les chtis” [“Bienvenidos al norte”, en su versión española], que ha destacado en la cartelera de cine y ha cosechado un gran éxito de taquillero en Francia, donde ha sido vista por más de 20 millones de espectadores. Un vasto público ha podido descubrir con este filme una lengua catalogada por la UNESCO entre las que se hallan en serio peligro de desaparición.

El chtimi –o chti– es uno de los numerosos dialectos locales del picardo. “El picardo, extendido por cinco departamentos del norte de Francia y una parte de Bélgica, es la lengua regional con el ámbito lingüístico más vasto de todas las habladas en Francia. Por eso, experimenta variaciones considerables de una zona a otra”, señala Fernand Carton, lingüista especializado en los dialectos picardos y autor de un “Atlas lingüístico y etnográfico picardo”. En función de la zona en que uno se halle, oirá hablar a sus habitantes en chtimi o en picardo, pero Carton precisa que “se trata de una misma lengua, con idénticas características fonéticas, una misma gramática y vocabulario común”.

Esta lengua es, en definitiva, mucho más original de lo que se muestra en la película, donde ha quedado reducida a una pronunciación sibilante muy acusada, así como a unas cuantas expresiones sistemáticamente acompañadas de la interjección “eh”. Por descender del latín, el picardo se asemeja al francés, pero es incomprensible para quien no lo conoce. “Para hablar el chtimi no basta con salpicar el francés son unas pocos vocablos dialectales, como cuando se sazonan con sal las patatas fritas”, aclara Fernand Carton.

Sin embargo, la película sí proporciona una imagen característica del estado del chtimi hoy en día. “La gente joven utiliza algunas expresiones oídas a sus padres y abuelos, pero no trata de hablar la lengua de éstos”, indica Alain Dawson, doctor en lingüística. Dawson ha podido observar personalmente este fenómeno. En efecto, es uno de los traductores al picardo de la serie de tiras cómicas “Asterix “, de cuyo primer tomo se han comercializado 101.000 ejemplares, batiéndose así todos los récords de ventas de las ediciones en lenguas regionales, según informa su editor Albert René.

“Este éxito editorial fue una verdadera sorpresa, pero reveló paradójicamente la escasa vitalidad de la lengua picarda”, dice Alain Dawson. “En nuestros encuentros con los compradores de la tira cómica, pudimos percatarnos de que estaban satisfechos de haberla adquirido y la habían hojeado para encontrar palabras que conocían. Sin embargo, fueron muy pocos los que la leyeron de cabo a rabo”. La misma suerte han corrido dos obras publicadas por Dawson en la editorial Assimil: “El chtimi de bolsillo” y “El picardo de bolsillo”. A pesar de su éxito comercial, estos manuales no han impulsado la práctica la lengua. “La gente se sitúa en una perspectiva de salvaguarda de un patrimonio cultural, y no en la del uso de una lengua viva”.

Una lengua asociada a la baja extracción social

chti02_250.jpgEs difícil cifrar con exactitud cuántas personas hablan picardo en nuestros días. Los únicos datos disponibles emanan del censo de población efectuado en 1999. Según Jean-Michel Eloy, profesor de lingüística en la Universidad Julio Verne de Picardía, en los cinco departamentos franceses donde está extendido el picardo, un 12 % de sus habitantes declaran que lo siguen hablando. Esto supone unas 500.000 personas aproximadamente. Efectuando una extrapolación de esta cifra al conjunto del área lingüística, el resultado sería unos dos millones de hablantes en total.

Según el etnolingüista Tapani Salminen, coordinador regional del Atlas UNESCO de las Lenguas en Peligro en el Mundo y miembro de la Academia de Finlandia, “en Francia, el problema estriba en que las generaciones más jóvenes ya no usan casi nada, en la vida diaria, idiomas que hasta hace poco contaban con un gran número de hablantes, como el bretón por ejemplo”. Salminen agrega que “la suerte del picardo no es mucho más halagüeña que la del bretón, a pesar de que conserva una serie de reductos a lo largo de la frontera franco-belga, donde goza de una vitalidad manifiesta por ser la lengua comunitaria”.

En Bélgica, el picardo constituye un elemento cultural importante para diferenciarse de los que hablan flamenco, pero en Francia va perdiendo vigor a medida que van despareciendo las culturas obreras, mineras y campesinas a las que estaba estrechamente vinculado.

“En otros tiempos era una lengua de clase social, hablada en la industria textil y las minas”, dice Alain Dawson. Por eso, muchos trabajadores emigrantes –polacos, italianos o flamencos– aprendían a hablar el chtimi en las fábricas, mucho antes que el francés. “Hoy en día se ha convertido en una lengua que estigmatiza a quienes la hablan, y también en un obstáculo para el ascenso social”. Esto es lo que explica, en parte, que las familias no la hayan transmitido a sus hijos.

“Nuestra lengua adolece de falta de legitimidad”, deplora Olivier Engelaere, director del Organismo para el Fomento del Picardo, con sede en Amiens, capital de la región de Picardía. Esto no sólo obedece a la estigmatización social de que es objeto, sino también a causa de su parecido con el francés. “Muchos creen que hablar picardo es sinónimo de hablar mal el francés. Cuando uno se expresa en picardo, o lo miran con consternación, o no lo toman en serio”.

chti03_250.jpgVivificar una lengua no es “folclorizarla”

Los defensores del picardo tienen la impresión de que su lengua tiene menos posibilidades de supervivencia que el bretón o el vascuence, porque carece de notoriedad pública. No se utiliza en los telediarios, y en las carreteras no hay letreros bilingües con los nombres de pueblos y ciudades, Aunque el Ministerio de Cultura la haya reconocido como “lengua de Francia”, el Ministerio de Educación no la ha incluido en la lista de lenguas regionales enseñadas. Fernand Carton dice: “Se da una especie de recelo hacia el picardo. Se cree que su aprendizaje va en detrimento del conocimiento del francés. Sin embargo, los estudios realizados demuestran lo contrario: aprender picardo estimula el interés por las lenguas”.

En Picardía, se reconoce que la lengua vernácula es un elemento integrante de la identidad regional. “En las escuelas la introducimos por intermedio de representaciones teatrales, espectáculos de marionetas y narraciones de cuentos”, dice Olivier Engelaere. “Hay una gran demanda para redescubrir este importante elemento del patrimonio cultural, incluso en las zonas donde se habla poco el picardo”.

El público abarrota las salas donde se dan espectáculos, obras teatrales y sesiones de lectura en picardo. Un certamen de cuentos cortos ha atraído recientemente a centenares de participantes. A raíz del éxito de la película de Dany Boon, las camisetas con inscripciones en chtimi se han puesto de moda y en el sitio web youtube.com se puede encontrar un poema en picardo de Lucien Suel. Sin embargo, Olivier Engelaere advierte que “si no se enseña y no llega a tener una presencia pública, el picardo se quedará en mero folklore y no llegará a ser una lengua viva”.

Isabelle Duriez, periodista francesa.

 
   Información procedente de la UNESCO
 Más información en la web de la Institución –>
Aquí
 

3 Comments:

  1. Sin pretender afirmar que el dialecto andaluz es una lengua (no lo es), pero la estigmatización social y la falsa impresión de que el hablarlo es de gente inculta, me recuerda en gran medida a lo que le pasa a esta lengua. Debemos conseguir conservar nuestras raices culturales nacionales.

    Por cierto, me parti de risa con la película.

  2. antonio albao martinez

    acojonante deliciosamente tradicional y refrescante me recordo mucho al actor Luis de Funes una arta de reir que asta se me saltaban las lagrimas y apesar de vivir en la jonquera y hablar perfectamente frances no tenia ni idea de estas lenguas tan llenas de vida y metamorfosis hablo 7 lenguas entre ellas tres españolas gallego catalan y el castellano todas tinen sus apendices su ortografia y sintaxis , pero como el chtimi ninguna a partir de ahora indagare mas y espero poder hablar algun dia esta lengua tan llena de vida ……………..

  3. El ch’ti se habla en la region del Nord-Pas-de-Calais, en Picardie (región vecina) se habla el Picard.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes insertar vídeos (embed), e imágenes usando: < img src=" http: //www.urlimagen.com"> | Puedes usar las etiquetas: HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Pregunta de seguridad: Cuánto es 5 + 2