FILATELIA HÚNGARA: 500 ANIVERSARIO DE LA REFORMA

Y con este ya no sé cuántos intentos de cambiarlo todo para que nada cambie. Como tantas veces me acuerdo del célebre legado literario que refleja esa inmutable realidad en el Palermo de la época, cuando se llevó a la literatura, al cine y otros campos la célebre paradoja del “Gatopardo”. La cosa sigue ahí, sólo cambian los tiempos (otra bella canción del inolvidable Eliades Ochoa) y las gentes por el puro transcurrir natural, pero la especie sigue empeñada en hacer creer a los estólidos que se dejan atrapar en la tela de araña que el mañana será mejor por… ¡Qué quieren que les diga!, tras regresar de Europa Central y ver cómo están de vacías las iglesias protestantes, sólo cabe una exclamación. ¡Para eso mejor haberse dejado de monsergas!

Pero la historia está ahí y por eso se han celebrado ya los 500 años de la célebre Reforma que aconteció el 31 de octubre de 1517 cuando, Martín Lucero, colgó sus célebres 95 puntos en las puertas de la Iglesia del Castillo de Wittenberg [por cierto eso también es cuestionado hoy en día, o al menos algunos así lo transmiten al visitante] explicando sus célebres puntos de vista frente a la Iglesia Católica [veinte siglos de SA que parece está ya en las últimas, sobre todo en algunos pagos donde los sacerdotes se han apuntado al odio y al proselitismo supremacista del momento] y que, evidentemente, afecta a la vida de las gentes y no sólo de los que se dedican al cuidado de las almas que parecen haberse desprendido de la cotidiana realidad y, créanme, da pena ver los templos vacíos porque los pastores han abandonado el rebaño y éste anda perdido ante un mundo insustancial y banal que todo lo tritura.

Es evidente que la Reforma vino a trastocar el panorama político-religioso de todo el mundo de su tiempo, renovó la fe, pero el desolador panorama del siglo XXI tampoco habla mucho a favor de aquellos tiempos, tumultuosos, en los que la gente incluso moría por sus creencias. El impacto de la reforma llegaría con posterioridad a su tiempo y afectaría en una gran transformación de la política, la economía, la música, el derecho, la lengua o las ciencias. La espiritualidad, viendo lo acontecido con la perspectiva histórica, correspondiente, sufrió un retroceso que todavía parece no haber tocado fondo y, encima, los populismos apretando las clavijas para que ellos, los modernos charlatanes engañabobos, nos conduzcan al soñado paraíso, o sea: a la nada.

Como la emisión filatélica es la que realizó Hungría, centraré los comentarios de las dos estampillas y la preciosa hojita bloque. Recordemos que debido a la ubicación del país, la Reforma afectó de lleno a la totalidad del entonces reino húngaro que vería renacer la fe de sus gentes, al menos momentáneamente, en el proceso de reunificación del territorio magyar. La religión fue convertida en causa nacional y la policía del Imperio Habsburgo no dudó en reprimir su expansión frente al catolicismo oficial; esa causa nacional acabó significando un inusitado crecimiento y riqueza de la lengua y la literatura húngara. Vaya, que sin la Reforma, ese florecer lingüístico no se habría dado en aquellos momentos.

A mediados del XVI prácticamente toda Europa había sido salpicada por las ideas de la Reforma y en pleno siglo XXI los protestantes casi llegan al increíble número de más de 800 millones de almas. Si todas las iglesias cristianas estuvieran bajo el mismo paraguas, sería una de las religiones más numerosas a nivel planetario.

El facial de 290 Ft nos mostraba la escultura dedicada a Gáspár Károli (1530-1591), el primer traductor de la Biblia al húngaro con una máquina de tipos estilizados que aparece en el lado superior derecho y las sagradas escrituras en posición abierta, imagen que también adopta el sagrado texto que reposa sobre las rodillas del gran teólogo y lingüista en cuya base se lee Solus Christus (Sólo Cristo).

Para el de 245 Ft se ha escogido el conjunto monacal del Colegio Reformado de Debrecen en 1802, una de las más influyentes e importantes instituciones educativas de Hungría. En la parte superior derecha aparece el logo de la Iglesia Reformada Húngara y la inscripción Soli Deo Gloria (Gloria a Dios).

Para la hojita el facial es de 800 Ft nos muestra el momento de clavar los principios en la puerta de la Iglesia del Castillo y, como ilustración superior derecha, su escudo de armas con las iniciales; en la parte inferior de la hojita las Cinco Solas (o cinco principios básicos de la Reforma); principios que serán reproducidos en la ilustración del sobre de primer día realizado el 20 de abril del 2017.

La emisión fue diseñada por Imre Benedek, impresión en offset a cuatro colores por la Biztonsági Nyonda Nyrt., en hojas de 50 ejemplares (200.000 sellos) y 60.000 hijitas bloque. Si está por Budapest, la Iglesia de la Reforma o Iglesia Calvinista se levantó entre 1816-1830 siguiendo el proyecto de József Hofrichter que finalizó József Hild, se localiza al lado del Museo Nacional Húngaro, concretamente en la Calle Klavin nº 7; hay una estación de metro con ese nombre casi en su puerta, en la misma plaza dedicada a otro gran representante de la Reforma: CALVINO y que a mediados del XIX eran los límites de la actual ciudad capital de Hungría. ¡Cuánto ha llovido y se ha construido desde entonces!

www.posta.hu
www.eshop.posta.hu
belyeg@posta.hu
philately@posta.hu

JUAN FRANCO CRESPO
lacandon999@yahoo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*



  • CONSULTA TAMBIÉN LOS SIGUIENTES ARTÍCULOS RELACIONADOS: